5 consejos para volverte más flexible

5 consejos para volverte más flexible

Te recomendamos también leer:

¿Te quedas sorprendido cuando ves que alguien puede doblarse a la mitad o pasar su pierna por detrás de la cabeza? ¿Te preguntas si sus “huesos” son más flexibles que los tuyos? Sí existen personas más flexibles que otras, pero definitivamente no son más flexibles porque sus huesos lo sean, sino por que sus músculos son más fuertes (aunque también la carga genética es muy importante). Pero si tu quieres simplemente tener más flexibilidad para realizar actividades tan sencillas como agacharte para recoger algo o abrocharte las agujetas, entonces sigue estos consejos y vuélvete más flexible.

  1. Hidrátate. Es increíble lo importante que es la hidratación para nuestro cuerpo. Muchas veces sufrimos lesiones por el simple hecho de realizar una actividad (tan común como caminar) y no estar hidratados. Mejora tu flexibilidad tomando por lo menos dos litros de agua al día.
  2. Realiza siempre un calentamiento antes de cualquier actividad. El calentamiento puede ser dinámico (con movimientos como saltos, desplantes, etc.,) antes de entrenar y estático después de tu entrenamiento. Trabaja principalmente los músculos detrás de tus piernas, ya que por la falta de actividad tienden a acortarse.
  3. Por la mañana, estírate como lo hacen los gatos. ¿Alguna vez viste a un gato despertarse? Se estiran poco a poco, su columna la arquean y estiran sus patas traseras. Lo mismo puedes hacer tú, cuando estés todavía acostado en tu cama. Estira tus brazos y piernas y al final tu columna. Realiza los movimientos lentamente y teniendo mucho cuidado de no realizar movimientos bruscos.
  4. Practica yoga o pilates. No enfoques tus entrenamientos únicamente en cardio o en levantar pesas. Únete a una clase de yoga o pilates. Te ayudarán a mejorar tu flexibilidad, tu postura y tu respiración. También trabajarán para fortalecer tu core, esencial para mejorar tu flexibilidad. No te desesperes si al principio no puedes realizar todos los ejercicios ya que con el paso del tiempo los podrás realizar todos.
  5. Si es necesario, rehabilítate con técnicas como el MAT. La mala postura o las lesiones pasadas pueden hacer que nuestros músculos estén tensos y eso influye en nuestra falta de flexibilidad. Prueba una terapia MAT (muscle activación techniques) que consisten en la reactivación muscular. Después de la primera sesión sentirás que te puedes mover con mayor facilidad.

Te recomendamos también leer:

 

Loading Facebook Comments ...