Baja de peso en vacaciones

Baja de peso en vacaciones

Te recomendamos también leer:

Bajar de peso en vacaciones, ¡parece imposible! Generalmente ocurre todo lo contrario. Cuando estamos de vacaciones, aprovechamos para relajar nuestra dieta, no hacer ejercicio y darnos varios permisos. Pero, qué pasaría si cambiamos ese enfoque de que en las vacaciones, “está permitido” subir de peso y no hacer ejercicio. ¿No sería extraordinario regresar de vacaciones pesando menos y luciendo un cuerpo más tonificado? Con estos consejos lo puedes lograr.

  1. Descansa y duerme bien. Algo que puedes hacer en las vacaciones que te ayudará a bajar de peso es descansar y en especial dormir mejor. Posiblemente cuando no estas de vacaciones duermes menos tiempo, lo que puede tener  una repercusión directa en tu aumento de peso. Aprovecha tus vacaciones para dormir mejor, por lo menos ocho horas todos los días. Cuando dormimos bien, todas nuestras hormonas funcionan correctamente, más horas de sueño se traducen en menos acumulación de grasa corporal.
  2. Relájate. Aprovecha las vacaciones para relajarte. No necesitas invertir dinero, ni pagar unas vacaciones en un spa de lujo. En tu casa puedes lograrlo. Toma un baño con agua caliente, con música relajante, después aplícate un aceite de lavanda y descansa. También puedes hacer otras actividades que comúnmente no realizas como ir a caminar a un parque, pintar, andar en bicicleta, leer, escribir, etc,. Lo más importante es que dediques un tiempo de tus vacaciones a relajarte. Cuando estamos estresados, se libera cortisol y este puede ocasionar acumulación de grasa en la zona abdominal.
  3. Comienza con un desayuno saludable. Ya sea que vayas de vacaciones algún lugar o que te quedes en casa, come algo saludable para el desayuno. Proteína, carbohidratos de lenta absorción, verduras y frutas. Al desayunar saludablemente, evitarás estar comiendo de más durante el día y tus opciones serán más saludables.
  4. Camina, camina, camina. Playa, bosque, ciudad, cualquier lugar es ideal para caminar. Aprovecha tus vacaciones para salir a caminar. Utiliza unos zapatos cómodos, ponte una ropa confortable y ¡descubre el lugar!
  5. Lleva siempre una botella con agua. Muchas veces confundimos la sed con el hambre sin darnos cuenta. En tus próximas vacaciones, lleva siempre contigo una botella con agua y mantente hidratado todo el tiempo.
  6. Diviértete. Como ya lo mencionamos en líneas anteriores, el estrés puede ocasionarte que almacenes grasa. Por eso, en tus próximas vacaciones relájate, diviértete y disfruta. Organiza partidos con tus amigos, inscríbete a clases, anda en bicicleta, ríete y come lo que te guste.

Te recomendamos también leer: