Cómo bajar la grasa de la espalda

Cómo bajar la grasa de la espalda

Te recomendamos también leer:

Generalmente estamos preocupados por “desaparecer” la grasa abdominal. Buscamos remedios, ejercicios, recetas, etc., que nos ayuden a tener un abdomen plano, sin grasa. También, hay otra parte de nuestro cuerpo que tiende a acumular grasa (aunque de manera más discreta) y que generalmente no es tan popular como la grasa abdominal, pero que sale a la luz en el momento que decidimos utilizar alguna prenda más ajustada y descubrimos que se ven varios “rollitos” o bordes de grasa a todo lo largo de ella. Efectivamente, nos referimos a la grasa que acumulamos en la espalda. Es muy común que algunas personas puedan deshacerse de la grasa que se acumula en algunas partes de su cuerpo como el abdomen, los glúteos, los muslos, pero les cuesta trabajo la grasa de la espalda.

Para todas aquellas personas que buscan eliminar la grasa acumulada en la espalda,  aquí tienen unos consejos para lograrlo.

  1. Baja tu porcentaje general de grasa. No podemos bajar grasa de una sola parte de nuestro cuerpo. Tenemos la mala noticia de decirte que si bajas tu porcentaje de grasa, esta no decidirá si se va solo del abdomen y se queda la grasa del pecho. Irás perdiendo grasa de todas partes de tu cuerpo. Luego te corresponderá ir “rellenando y esculpiendo” con músculo tu cuerpo. Lo mismo ocurre con la grasa que se acumula en la espalda. En la medida en la que vayas perdiendo grasa, también desaparecerá la grasa que tienes acumulada en la espalda.
  2. Come alimentos naturales. Una buena estrategia para perder grasa de tu espalda (bueno, de tu cuerpo en general) es comer alimentos naturales. Estos te aportarán los nutrientes necesarios, por lo que estarás mejor nutrido y no tendrás hambre todo el tiempo. Incluye en tu dieta proteínas, grasas, carbohidratos complejos, vitaminas y minerales.
  3. Cuídate de la calorías vacías. Provienen generalmente de alimentos y bebidas procesados. Las calorías vacías se encuentran en productos que solo te aportan energía, sin ningún nutriente. Recuerda que el exceso de calorías que no utilizamos se acumula en nuestro cuerpo como grasa.
  4. Intervalos de alta intensidad. La forma en la que deberás de entrenar, será con intervalos de alta intensidad. Esta forma de entrenamiento hará que quemes calorías durante y después del entrenamiento. Además no necesitas pasar mucho tiempo en el gimnasio para ver resultados.
  5. Realiza ejercicios para la espalda. Como mencionamos en líneas anteriores, nos enfocamos mucho en algunas partes de nuestro cuerpo (en el caso de los hombres en abdomen, pecho, brazo y las mujeres en piernas y glúteos) y nos olvidamos de otros. Generalmente la espalda se encuentra olvidada. Si buscas una figura más armónica, estilizada, también debes de ejercitas tu espalda. El remo y el peso muerto son ejercicios que no solo involucran los músculos de la espalda, también los hombros y los brazos.

Te recomendamos también leer:

Loading Facebook Comments ...