Ejercicios que no debes de realizar si tienes sobrepeso

Ejercicios que no debes de realizar si tienes sobrepeso

Te recomendamos también leer:

En otras ocasiones ya hemos hablado de los beneficios del ejercicio en nuestra salud. Todas las personas necesitamos movernos para mantenernos con vida. El ejercicio te ayuda a mejorar tu calidad de vida y curiosamente, entre más ejercicio haces, más energía tienes, por lo que te mantienes más activo. Sin embargo, si tienes sobrepeso u obesidad, el moverte no es tan fácil para ti. Seguramente sientes malestar en tus articulaciones, te duele la espalda o las rodillas, te falta la respiración, te agitas o te cansas fácilmente. Y esto se vuelve un círculo en el que no te mueves y tu sobrepeso aumente. En algún momento debes de romper este círculo, con paciencia y cuidado. Solo te pedimos que cuando decidas comenzar una rutina de ejercicio, lo hagas bajo supervisión de un médico y un entrenador. Como todo, al principio no será fácil, pero verás que con el tiempo, comenzarás a perder peso y podrás moverte con mayor facilidad.

Si ya te decidiste a iniciar una rutina de ejercicio, evita los siguientes ejercicios (por lo menos en un principio). Recuerda que lo que buscamos es que tu salud mejore con el ejercicio, no queremos que sufras una lesión.

  1. Correr. Es un excelente ejercicio. Lo puedes practicar en cualquier lado, es barato y trabajas todo tu cuerpo. Sin embargo, es el primer ejercicio que te pedimos evites si tienes sobrepeso u obesidad. El malestar que puedes llegar a experimentar si corres seguramente será mayor que los beneficios que obtengas. El impacto en tus articulaciones, problemas para respirar, dolor en el pecho, etc., son algunos de los problemas que puedes sentir si corres y tienes sobrepeso u obesidad. Lo que buscamos es que te animes a seguir entrenando, no que a la semana quieras tirar la toalla. ¡Mejor camina! Diez minutos al día y ve incrementando el tiempo y la intensidad. En poco tiempo te garantizamos que podrás correr, pero empieza caminando.
  2. Intervalos de alta intensidad. Lo sabemos, es efectivo, toma poco tiempo, te ayuda a quemar grasa rápidamente, pero no lo debes de hacer si tienes sobrepeso u obesidad. La tentación es grande, están de moda, pero no es un tipo de entrenamiento que recomendamos si te estás iniciando en el ejercicio y tienes un peso de más. Si algún entrenador decide iniciarte en el ejercicio con este tipo de entrenamiento, mejor pídele que entrenen de otra forma. Aunque el entrenamiento de intervalos de alta intensidad se realiza de acuerdo a cada persona (es decir, cada quien poco su propio ritmo) al principio de tu entrenamiento no queremos elevar y bajar tu ritmo cardiaco de manera abrupta. Tómalo con calma, inicia poco a poco, solo pedimos que te vayas moviendo, que te familiarices con tu cuerpo y tu respiración. ¡Que vayas conociéndote!
  3. Ejercicios de resistencia con mucho peso. De igual manera, el ejercicio de resistencia siempre debe de ir acompañado del ejercicio cardiovascular. Se complementan y en conjunto logran maravillas. El ejercicio de resistencia te ayudará a desarrollar tus músculos y cuidará tus articulaciones. Debes de realizarlo, pero con poco peso. De igual forma, aunque sientas la fuerza y el impulso para cargar mucho peso, inicia con el menor peso posible y con el tiempo ve aumentándolo.
  4. Entrenamiento funcional. Como el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, el entrenamiento funcional (movimientos compuestos en donde trabajas varios músculos) resulta de gran ayuda cuando ya llevas tiempo entrenando. Pero si tienes sobrepeso u obesidad, te pedimos que esperes para tener una mejor condición física para iniciar un entrenamiento funcional.  

 

Te recomendamos también leer:

Loading Facebook Comments ...