¿Es difícil dejar de fumar?

¿Es difícil dejar de fumar?

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 14.20.07

 

 

 

Por Maribel Gómez

 

Te recomendamos leer también:

Fumadores, exfumadores y no fumadores señalan que dejar de fumar es un proceso sumamente difícil, pero no imposible; que quienes lo intentan, requieren aplicar enormemente la fuerza de voluntad.

Desde esa perspectiva, el fumador instala una barrera mental que le imposibilita que su proceso de dejar de fumar sea sencillo.

Que resulte difícil dejar de fumar es solo un mito que asusta al fumador para no tomar la decisión de darle un gancho al hígado al tabaco y lo imposibilita, en muchos de los casos, a salir de la adicción a la nicotina y liberarse de su prisión.

Si crees que es difícil dejar de fumar, estás en lo correcto; si piensas que es fácil, estás es lo correcto también, porque todo se dará de acuerdo a la programación cerebral de cada fumador. Por tal razón, te encontrarás con comentarios de exfumadores quienes resaltan lo fácil que les resultó dejar de fumar y para otros lo extremadamente difícil que fue.

 Lo único que se requiere para lograr dejar de fumar es que el fumador esté convencido y seguro en abandonar la adicción, porque la duda y el miedo pueden provocar en el adicto, cierta incertidumbre que lo lleve a desistir en su plan de abandono de la nicotina, y muy importante también contar con una metodología que le indique el camino correcto y seguro para evitar las recaídas.
El fumador debe empezar a mentalizarse a que el proceso de dejar de fumar no tiene porqué resultar tan difícil, y que puede ser más fácil de lo que se piensa, porque si se inicia el proceso pensando que va a ser difícil, le puede costar mucho más.
Lo más difícil de dejar de fumar, es dejar de pensar que es difícil e iniciar a cambiar la expresión de: “Quiero dejar de fumar y no puedo” por “Puedo dejar de fumar, y si quiero” y para ello, su mejor aliado será su Mente, porque cada individuo piensa de acuerdo a sus sensaciones y siente de acuerdo a sus pensamientos.
A esto se le denomina Interacción de sentimientos y pensamientos, y por lo mismo, una mente adicta generará pensamientos insanos que conllevará a acciones nocivas y perjudiciales, así como una mente sana emitirá pensamientos vigorosos que conllevarán sin duda a conductas renovadoras y reparadoras.
Entonces
¿Quién me condiciona a no poder dejar de fumar? 
La respuesta es:
“MI MENTE”
Te recomendamos también leer:

5 hábitos que envejecen tu piel prematuramente y

Fumar y la disfunción eréctil

 

 


Captura de pantalla 2017-11-03 a las 14.20.07

Maribel Gómez

Coach Profesional

T. (55) 6298-5057

T. (55) 5343-4440

Cel. (55) 1015-9005

WhatsApp (55) 6298-5057

                        www.dejardefumaresfacilisimo.com

                        https://www.facebook.com/dejadefumarfacilmente/

Loading Facebook Comments ...