Mitos sobre la alimentación y la construcción de músculo

Mitos sobre la alimentación y la construcción de músculo

Te recomendamos también leer:

Los mitos sobre la alimentación y la construcción muscular abundan en diversos sitios de Internet. El deseo de las personas de lograr tener un cuerpo con músculo y marcado genera que empresas se aprovechen de esta necesidad y ofrezcan remedios “mágicos”. La realidad es que para construir un cuerpo con músculos marcados, se necesita trabajo, constancia, paciencia y por supuesto, deshacerse de los mitos que solo engañan y te impiden obtener los resultados que buscas.

Aquí preparamos los mitos más comunes. Conoce cuáles son y trabaja en lo que en verdad te ayudará a lograr tus objetivos.

  1. Tomar proteína en polvo te ayudará a crecer los músculos.  La proteína es un macronutriente esencial para la construcción de músculo, pero con el solo hecho de tomarla (sin hacer otra cosa, como ejercitarte) no te crecerán los músculos. Cuantas veces has escuchado que las personas gastan grandes cantidades de dinero comprando botes de proteína pensando que con el solo hecho de consumirlas sus músculos crecerán. La proteína en polvo es práctica y te puede apoyar, solo si le das un motivo al músculo de crecer y esto es a través de ejercitarlo correctamente.
  2. Comer cada dos horas es necesario para aumentar tu masa muscular. Una alimentación adecuada es muy importante para la reconstrucción de tus músculos cuando los dañas durante un entrenamiento de resistencia. Sin embargo, comer cada dos horas no es necesario para aumentar tu masa muscular. Hay personas que solo comen tres veces al día y tienen músculos fuertes y desarrollados. Lo importante es la calidad de los alimentos que consumes. Existe este mito debido a que para reparar tus músculos y tener energía para entrenar, necesitas más calorías y resulta más sencillo realizar varias comidas (unas seis al día) que tres. Pero si tu esperas que comiendo cada rato, sin el entrenamiento adecuado, tus músculos crecerán, lo único que lograrás es subir tu porcentaje de grasa y no de músculo.
  3. Para construir músculos solo necesitas proteínas. La proteína se vuelve el macronutriente “estrella” en lo que se refiere al crecimiento muscular y la mayoría de las personas se olvidan de las grasas y los carbohidratos, cuando los tres, más las vitaminas y los minerales trabajan en conjunto para la formación de músculo. Los carbohidratos te ayudarán a tener el combustible necesario para entrenar con energía y las grasas te ayudan a un correcto funcionamiento hormonal. Así que no te olvides de consumir todos los macro y micronutrientes.
  4. Comer grasa te hace acumular grasa. Este mito se propagó durante los 70s y 80s. Se creía (erróneamente) que el consumir grasas te llevaba a acumular grasa. Todo el exceso de alimentos (sean proteínas, grasas, carbohidratos) que no empleamos como energía, se acumulará como grasa en el cuerpo.
  5. Los suplementos son indispensables para hacer crecer tus músculos. Si llevas una alimentación balanceada y natural, tu cuerpo obtendrá todos los nutrientes de los alimentos. Tus músculos crecerán si comes adecuadamente, te ejercitas correctamente, descansas, te hidratas, etc., Los suplementos te pueden ayudar, pero con solo consumirlos, por arte de magia no te crecerán los músculos.
  6. Debes de consumir proteína justo después de entrenar. Existe el mito que para aprovechar al máximo tu entrenamiento y que tus músculos crezcan, debes de usar la “ventana metabólica”. Por supuesto que si entrenaste con intensidad, tu cuerpo necesite energía y nutrientes, pero solo si entrenaste de manera intensa. La más importante es la cantidad y la calidad de lo que consumes durante el día.
  7. La proteína de origen animal es la única proteína que te ayudará a construir músculo. La proteína de origen animal tiene todos los aminoácidos que tu cuerpo necesita, pero también los puedes obtener combinando legumbres con cereales. Existen fisicoculturistas veganos que tienen músculos marcados y no consumen proteína de origen animal. Puedes obtener las proteínas de los frijoles, lentejas, quinoa, avena, espinacas, col rizada, etc.,

 

Te recomendamos también leer: