El ABC de la pérdida de peso

El ABC de la pérdida de peso

Te recomendamos leer también: 3 cosas que no debes hacer cuando quieres ganar músculo y Un error común al ejercitarse que ensancha la cintura de mujeres y hombres.

En este artículo vamos a simplificar algo que puede ser muy complejo (químicamente lo es) en algo muy simple.

En este artículo nos basaremos en el concepto de que si rompes el delicado balance que hoy tiene tu cuerpo podrías conseguir resultados notables en pocas semanas. La clave

Si quieres perder peso sólo tienes que hacer las siguientes tres cosas:

A – Ejercítate un poco más. Ya sea que hagas ejercicio regularmente o pienses que no lo haces, definitivamente tienes una actividad física muscular. Si rompes la rutina e incorporas nuevos ejercicios, mayor intensidad o usas las escaleras en lugar del elevador estarás alterando el balance que tienes hoy. El resultado será el siguiente: quemarás más calorías, construirás más músculo y adquirirás el hábito de moverte más.

B- Come un poco menos. Nuevamente nos encontramos con el concepto de balance. Bastará que elimines algunos alimentos no saludables de tu dieta (azúcar o pan) y con esto romperás el delicado balance que te impide perder peso. De hecho, está demostrado científicamente que las dietas muy restrictivas no dan buenos resultados en el largo plazo ya que no son sostenibles por mucho tiempo y en realidad no te ayudan a cambiar permanentemente tus hábitos nutricionales, sino que son una “bomba de tiempo” y cuando terminas tu dieta, vuelves a tus viejos hábitos con mucha hambre y confiado por el peso que perdiste.

C- Toma suficiente agua. Te sorprendería conocer el porcentaje de personas que están ligeramente deshidratadas TODO el tiempo. No dejes que esto te pase a ti. Parece algo insignificante, pero este pequeño detalle podría hacer toda la diferencia en tu pérdida de peso. Recuerda que es a través de los líquidos que hay en tu cuerpo (que es 65% agua) que se transportan los nutrientes y las hormonas.

Conforme te acerques a tu meta deberás hacer ligeros cambios para seguir perdiendo peso. Un cuerpo más delgado podría necesitar menos energía y nutrientes (aunque si ganas masa muscular podría ser al revés).

Como siempre, te recomendamos tener en mente la clave del éxito en la pérdida de peso: la paciencia. Si no ganaste esos 10 kilos de grasa corporal en un mes, no esperes perderlos en ese tiempo. Cuida tu salud, cuida tu cuerpo y dale tiempo de adaptarse a los cambios.

Te recomendamos leer también: Dieta para aumentar la masa muscular y 4 ejercicios para un abdomen fuerte y plano.