Consigue un vientre plano utilizando la stability ball

Consigue un vientre plano utilizando la stability ball

Para conseguir un vientre plano, debemos de cuidar tanto nuestra alimentación, así como los ejercicios que realizamos. Alimentación y ejercicio van de la mano, solo así conseguiremos perder grasa, evitar la inflamación de nuestro vientre, y fortalecer los músculos abdominales. Todo lo anterior nos dará como resultado un vientre plano.

Comencemos por la alimentación. Como lo hemos dicho con anterioridad, debe de estar basada en alimentos naturales que nos proporcionen los nutrientes necesarios. Proteínas de origen animal como el pescado, pollo, carne y productos lácteos son importantes para la reconstrucción muscular. Los carbohidratos de lenta absorción te ayudarán a tener menos hambre durante más tiempo y te aportarán energía para realizar tus actividades. Y las grasas saludables entre otras cosas, favorecen la formación de hormonas. Alimentándote naturalmente, evitando la comida chatarra y teniendo un déficit calórico te permitirá ir perdiendo grasa. Pero por otro lado, otra cosa que te puede impedir que tengas un vientre plano es su inflamación. Evita alimentos que provoquen la distensión estomacal como los refrescos, los carbohidratos refinados, la sal, la goma de mascar, edulcorantes artificiales, los alimentos muy condimentados, la lechuga en exceso, el brócoli y la coliflor (también en exceso), los frijoles y las lentejas.

Ahora que ya vimos un poco sobre la alimentación, pasemos a la parte del ejercicio. Debes de tener en cuenta que aunque trabajes tus músculos abdominales con varias series y repeticiones, si no pierdas grasa (no solo la abdominal), jamás lograrás ver tus músculos marcados. Así que recuerda, a alimentación es fundamental. Realiza ejercicio cardiovascular por lo menos cinco veces a la semana y prefiere los intervalos de alta intensidad, y también incorpora a tu rutina tres veces a la semana ejercicios de resistencia (pesas) que te ayudarán a la construcción del músculo lo que te permitirá quemar más calorías después de ejercicio.

Para trabajar el vientre o músculos abdominales, es necesario que cada día trabajes un músculo distinto del abdomen. Utilizar una stability ball te ayudará a que tengas que mantener el equilibro y centres tu fuerza en el abdomen.               A continuación te compartimos cuatro ejercicios para trabajar los distintos músculos del abdomen.

Crunches o abdominales con giro. Acostada sobre un tapete, coloca tus manos detrás de tu cuello sube tus piernas y colócalas encima de la stability ball de manera cómoda y relajada. Eleva cuidadosamente tu tronco, cuidando que la fuerza venga del abdomen y no del cuello o espalda. Lleva tu mano derecha a la rodilla izquierda y regresa al piso. Luego vuelve a elevar tu tronco y lleva tu mano izquierda a la rodilla derecha. Trata que el movimiento sea fluido, pero controlado. Con este ejercicio trabajarás los oblicuos externos.

Captura de pantalla 2017-07-20 a las 17.45.48

Te recomendamos leer también: Los mejores alimentos para un vientre plano

Continúa leyendo en la siguiente página –>

Loading Facebook Comments ...