Dietas para adelgazar

Dietas para adelgazar

Te recomendamos leer también: Consejos para reducir el porcentaje de grasa corporal y Un error común que te impide perder grasa.

La expresión “dieta para adelgazar” la has oído muchas veces. Es, de hecho, muy probable que hayas intentado seguir una “dieta”, seguir un régimen alimenticio o incluso buscar entre las opciones de “dietas” cuál es la más efectiva para bajar de peso y bajar rápidamente.

Queremos aclarar algo: cualquier “dieta” temporal tendrá, sin excepción, efectos temporales. Esta “a dieta” es una receta para un desastre. Lo que hacen todas las personas que logran deshacerse del sobrepeso para siempre es cambiar sus hábitos de una manera sólida y permanente.

Aunque lo anterior podría sonar a que nunca más vas a poder comer la comida que más te gusta, no es así. Todo lo contrario.

Si tienes sobrepeso, no podrás disfrutar nunca de tu comida favorita sin sentir culpa y remordimiento. Si tienes buenos hábitos al comer y al ejercitarte, en cambio, podrás comer tus platillos favoritos y disfrutarlos como debe ser. Esa es la paradoja.

Quienes están “a dieta”, piensan que en tres meses o un plazo igualmente corto verán casi mágicamente los efectos de una dieta que probablemente no tenga nada que ver con su actividad física, composición corporal y que está diseñada para parecer eficaz, no necesariamente para dar resultados saludables en el largo plazo.

No busques fórmulas mágicas. Si una dieta suena demasiado buena para ser cierta, seguramente no funciona. ¿Te parece saludable bajar 10 kg en un mes comiendo toronjas? ¿Piensas que puedes bajar 5 kg de grasa? en tres días? ¡Es posible si te practican una liposucción!

La mentalidad de “estar a dieta” es pensar que por un tiempo limitado vas a privarte de los alimentos que más te gustan, que tendrás que comer comida aburrida, insípida y que te “morirás” de hambre. Pensar en “dietas” es pensar que cuando termine esa tortura podrás comer como siempre porque como puedes subir un par de kilos, nadie lo notará. Esto es totalmente falso.

Es precisamente esa mentalidad lo que hace que millones de personas pospongan indefinidamente decidir cambiar gradualmente sus hábitos alimenticios. Por eso escuchamos “El lunes empiezo”, “En enero lo voy a hacer”.  Ya sabemos cómo acabarán esas historias.

Lo que sí funciona es entender que es tu responsabilidad aprender a cuidar tu cuerpo con una buena alimentación y con ejercicio físico. Si esperas a que alguien descubra un método infalible para adelgazar en poco tiempo y que al terminar puedas comer en exceso alimentos poco nutritivos y que dañan tu salud, pero son deliciosos, te tenemos una muy mala noticia.

La buena noticia es que aprender a comer saludablemente es mucho más fácil de lo que la mayoría de las personas piensa. Te podemos asegurar que prácticamente lo podrías lograr sin pensarlo y sin ningún sufrimiento.

Cambiar un hábito siempre requerirá de una decisión firme y de un pequeño esfuerzo (sí, pequeño). Cuando cambias un hábito porque tienes una razón clara para hacerlo comienza un efecto en cadena que hará que cada cambio sea más sencillo. Es notable el efecto que tiene el conjunto de cambios pequeños en el tiempo.

Te recomendamos leer también: El ABC de la pérdida de peso y ¿Por qué el estancamiento de peso?.