Evita el dolor de rodillas al ejercitarte

Evita el dolor de rodillas al ejercitarte

Te recomendamos también leer:

El dolor de rodillas es uno de los dolores más comunes que experimentamos en el momento de realizar ejercicio, pero no porque sea común, quiere decir que sea “normal” sentirlo, es decir, no debemos experimentar ningún dolor (y menos de nuestras articulaciones) mientras nos ejercitamos. En este caso, hablaremos de evitar el dolor de rodillas al ejercitarnos.

Si experimentamos algún malestar en una o en ambas rodillas a la hora de ejercitarnos, quiere decir que algo no estamos haciendo correctamente. Te compartimos unos consejos para que evites el dolor y a futuro, una lesión.

  1. Mantén un peso saludable. Una de las causas principales del dolor de rodilla, no solo al ejercitarte, sino al realizar cualquier movimiento como caminar o subir y bajar escaleras, es el tener sobrepeso. Para evitar el dolor, mantén un peso saludable, tus rodillas te lo agradecerán.
  2. Fortalece músculos y tendones. Realiza ejercicios para fortalecer tus pantorrillas, cuádriceps y glúteos. Al fortalecer estos músculos, tus rodillas no llevarán toda la carga de peso.
  3. Verifica que estés realizando correctamente el ejercicio. Siempre pide asesoría cuando inicies cualquier ejercicio. Sea algo tan sencillo como subirse a una caminadora, bicicleta, elíptica o realizar una sentadilla, tienes que tener una postura correcta para evitar lesionarte. La intensidad, inclinación y velocidad en los aparatos son elementos que debes de tomar en cuenta. Si tienes dudas, pide ayuda cuantas veces sea necesario.
  4. Concéntrate. No te has encontrado en el gimnasio con personas que están viendo su celular y hasta escribiendo mientras se están ejercitando. Si no te concentras en el ejercicio, en tu postura y en tus movimientos, corres el riesgo de estar realizando incorrectamente el ejercicio y de sufrir una lesión. Deja a un lado tu teléfono y concéntrate.
  5. Detente. Un error común que cometemos es el de no detenernos cuando sentimos dolor al ejercitarnos. Al menor dolor que experimentes, detente, verifica si estás haciendo correctamente el ejercicio y solo continua haciéndolo si después de corregir tu postura o movimientos no sientes ningún dolor. Pero si sientes cualquier dolor, deja de hacer ejercicio y descansa un par de días.

Te recomendamos también leer: